sábado, 5 de mayo de 2018

EL PRÉSTAMO

-Contrato en preventivo.
-El niño pone las preguntas encima de la nada.
-Dolor y renuncia.
-Amor oncológico.
-Que diviertan ellos.
-Coñazo por jubilación.
-La alegría se basta.
-Cuánto hueco.
-Cómo preguntar para qué.
-El tiempo pone a cada uno en su tiempo.
-Trazabilidad emocional envasada al vacío.
-Crinicalizar fue criminalizar.
-No sabes ¡y lo sabes!
-Préstame el water.

viernes, 4 de mayo de 2018

EL PUZZLE


Hay palabras sondas. Hay puzzles de agua imposible y tiempos sin cerradura. Hay exceso en cada mínimo y un telodije silente que no reconforta. Ay.

jueves, 3 de mayo de 2018

EL CRÁNEO


También duele fracasar distinto. La memoria es el otra vez del futuro. Hay que alegrar los agujeros, pensar que el sumidero es un embudo. Pensar que lo pensado no tiene pensamiento. Aquel “dame una barra” fue toda una maravilla. Y existe el intermedio, el wasap que corta el sol. Quién puede volver cuando se ha sido horizonte. Un código de barras vigila el sueño de los cobardes. Un código QR revolvió el marasmo, rizando un estropajo para el selfie. Barras y píxeles para un lenguaje de mecano. Sé cómo estalla un cráneo, lo he sentido muchas veces.   

viernes, 27 de abril de 2018

LA GOTA


Se compran protestas.
La democracia son las nóminas.
Conversaciones en Jam session.
La mujer consiente la primavera.
¿La vida nace o se hace?
El derroche de la impunidad.
Vanidoso por cortesía.
A la inteligencia se llega en autobús.
La gota duele.

viernes, 20 de abril de 2018

LA CONDENA

“Hay que aprender a bailar con el tiempo”
Álvaro García Linera 

“Eso sucede en el mismo tiempo, pero jamás en el mismo día"
Ángel González.


Jamás en el mismo tiempo, quizá en el mismo día. “Se habita un tiempo pero se vive en la memoria”, esa ventana que los ojos (la piel un ojo, la lengua un ojo y hasta el buitre un ojo honesto) almacenan recuerdos. Tiempo y memoria son un mismo espejo. Un destello dinámico que fermenta con remanso. Pero las manos no pueden tocarse en la emoción del tiempo. Peleamos en el ritmo de relojes diferentes. Cada segundo tiene una mano, cada mano necesita un ojo, y la piel un ojo, la lengua un ojo... Empeñados, a empujones, …, se llega o se sublima, con torpeza de verruga. Perplejidad sin asombro. El asombro es un entusiasmo infantil e inesperado. La perplejidad, repetición en llamas. La verruga perpleja nos acusa, es un telodije sin verdugo, un rostro cualquiera, un espejo más. En el mismo día sí, jamás en el mismo tiempo, como la condena de las baldosas.

jueves, 19 de abril de 2018

LA COSTRA


El granito pica la memoria. La carcajada tiene boca de burro y no se hizo el clítoris para la lengua de Dulcinea. Hay que elegir. En la elección hay derrota. Elegir es señalar, buscar lo grande, renunciar al instante donde ocurre la vida. Entre la g y la x hay una polla enorme de silencio. Hay una vida de fiebre que sospecha. Hay fetos podridos de semen, semen en los diccionarios, emociones muertas en aquel hostal. Recuerdos que acompañan a la soledad del mundo para que el mundo pueda ser. Y detrás del debería, un etcétera de asco. Y seguimos verdugando, degustando la pimienta del engaño. Sin pureza no hay cuerda para suicidas. Para la muerte y la risa es necesario un total. Por eso en el orgasmo se cierran los ojos, por eso el calendario cambia cada año y el reloj se mira en las muñecas. En el ojo ocurre la vida. Qué importa un tobillo. Qué importa una espalda si por su g resbala el tedio. Hay que regar la piel, quitarle el costrón a lostequieros.  

sábado, 7 de abril de 2018

LA CÉLULA

A mi madre.

A mi padre.


Hay tanto dolor en cada célula que el tiempo se hace infinito para disolverlo. Hay tanta emoción en cada palabra que el cuerpo se hace efímero para sostenerla. Este caos maravilloso hacia la nada, donde el sonido del llanto nos deforma, agruma bondad y perdón. “Perdón y gracias son hacia ti lo mismo”. Por eso temblamos. Por eso la histeria rompe los espejos y suplicamos un abrazo, un consuelo inefable que permita. El universo estalla en su lenguaje de gato, en lo sutil e inesperado de un roce de pestaña, en el calor de nana de una madre. Lloramos para secar. Para ir cementeriando el dolor que vive y revive en los descuidos. Esos errores que nos salvan, porque nos hacen, porque somos. Somos perplejidad: una mano que necesita un ojo.

miércoles, 4 de abril de 2018

LA FABRICA



Lo indemostrable se demuestra solo.
El amor tiene mentira propia.
La prohibición hace plusvalía.
Paté con eructo de nicotina.
Salió de la soledad por la puerta giratoria.
Habitamos el pretexto de una cifra.
Finanzas cubistas.
La resignación fabrica experiencia.

martes, 3 de abril de 2018

EL RITMO



Y comprobar que el mundo cabe, que el tiempo gira en ojos que lloran diferente. Quererse es buscar con lo encontrado, tocar la memoria, cambiar los recuerdos de sitio para arrancar el futuro. Comprender tarde la salvación del ritmo, llegar al entusiasmo de los aveces. Querer depende de ti. Tu mano teje la soledad, la entiende y la abandona. La perplejidad prosigue en la caricia sin un orden que imponga la derrota. Mejoramos la mentira en la constancia. Continuamos la abundancia en la pregunta.

miércoles, 28 de marzo de 2018

LA ORILLA


"Tu libertad acaba donde comienza su gilipollez".
Ignatius Farray  
“Yo, como don Quijote, me invento pasiones sólo para ejercitarme”.
Voltaire 
"La gilipollez es imperialismo emocional".
JSP.
 

Decir buenos días empuja los barrotes. La inauguración del hastío con hastío. Hay mínimos que la sangre no tolera y la fiebre es necesaria. Cuando la repetición vulgar de lo vulgar se repite hasta convertirse en asco, el delirio se precipita a pasiones sin rumbo. Cuando se ha sentido la emoción de un verso, un violín roto y las cosas del entusiasmo, el marisco pierde importancia. Llega un momento en que el tiempo toma su lugar y no hay segundo que perder. Y no se cierran los ojos al espejo y el vino se atraganta de sí mismo, reclamando la fiebre obligada sobre la mesa. El hueco, cuaja en vacío. La fiebre es un viaje de ida donde quien regresa ya no vuelve. La presencia es solo un cuerpo que trabaja. La emoción vive en el surco de la idea, la obsesión sensible y entusiasta. No esperes logros en el rito. No llames a quien no escuchas. No preguntes a las respuestas. Piensa quién engendró el “hastaluego”, calla. Busca tu veneno. No salves a quien naufraga. Vuelve a tu orilla.